¿Y si quieres empezar la noche picando algo?


¿Y si quieres empezar la noche picando algo?

Es atravesar la puerta y todos tus sentidos toman vida propia. La barra te da la bienvenida, los taburetes te invitan al primer contacto y sabes que en la cocina está Alejandro preparando platos con los que acabarás pidiendo más pan “para ayudarte” a rematar. Has quedado aquí con cinco amigos de toda la vida y la mesa ya os está esperando. Los tenedores apuntan al cielo de plumas de La Jauría y los cuchillos se sujetan inquietos en las servilletas.

Un entrante; no, mejor tres para compartir; seis primeros, cuatro segundos… y por fin vienen los postres. Pero lo que realmente estáis esperando es a que llegue ese instante en el que el personal de sala retira hasta la última miga de la mesa. Entonces el sonido de los hielos en las copas empieza a convertirse en la mejor banda sonora que puede tener ese momento. El encuentro con amigos que lleváis planeando meses y que habéis conseguido cerrar en la barra de La Jauría no va a ser el recuerdo de una noche cualquiera.

– ¡Juanjo! otra ronda, por favor.

– Marchando las 6 de la mesa 15.

El resto de la historia es algo que no puedo contarte aquí. Tienes que venir para vivirla.

¿Quieres que te guarde el secreto? Pues reserva ya tu mesa.

+ No hay comentarios

Añadir comentario